domingo, 25 de julio de 2010

Escarabajos y descapotables

Como una fila de hormigas de innumerables colores, fueron apareciendo automóviles por la serpenteante carretera que llega a mi pequeña localidad. Una singular telepatía los pone de acuerdo. Son vehículos en edad madurita, pero están impresionantes de aspecto. Sus amantes dueños los cuidan con meticuloso mimo. No les duelen prendas en gastos de cirugía estética, tampoco en cremas, geles, aceites, liftings ...La pasión por estos seres de metalizada presencia no tiene límites.
Este volkswagen "escarabajo" vino con ellos, aunque es paisano nuestro. Participaba en este rallye de exhibición junto a otros vehículos que ya dejaron de fabricarse. Hace muchos años que lo adquirieron . Entonces era la envidia de la localidad...¡¡Cómo molaba ser el único!! No me invitaron nunca a subir en él, pero yo lo contemplaba y tocaba muchas veces. Entonces su piel era diferente, de un color rojo granate. Su dueña era una chica independiente, moderna y resultona. Era fácil imaginarla en verano con su "beetle" en la ciudad, lejos de las miradas indiscretas de los vecinos. Allí sus vestidos podrían ser más atrevidos y de vivos colores; la falda corta, el escote llamativo y ceñida la cintura. Sin embargo, por el pueblo siempre iba en vaqueros y camiseta.
Si ella me hubiera invitado alguna vez...Si yo hubiera sido más atrevido invitándola a ella...

Se produjo el encuentro de turismos clásicos una mañana de primavera. Gran expectación atrajo a jóvenes de todas las edades.
Los curiosos se acercaban a ver de cerca cómo se conservaban tan lozanos los vehículos. Es la ventaja de ser cuerpos inanimados con motor. Cuando falla una pieza o se rompe, se la sustituye por otra nueva.
Estos coches de exposición tuvieron la suerte de ser muy queridos por sus propietarios. Fueron elegidos a conciencia. Quizás fueron objetos de deseo mucho tiempo antes de ser adquiridos. Cuando al fin se produjo el encuentro, el flechazo tuvo que ser inmediato.
No se entiende, si no, la dedicación continua y la fidelidad absoluta que se les demuestra.
Este descapotable llamaba la atención. Su estilizada figura y su elegante diseño encantó a la mayoría. Me fijé especialmente en la pareja que lo poseía. Sabedores de tener uno de los más atractivos, no dejaban de presumir a su lado. Él, un señor de sienes plateadas, coqueteaba con ella, una chica bastante más joven. Se pavoneaban por el paseo, pero no se alejaban apenas de su preciado tesoro.
Muy cerca de allí, otro descapotado deportivo nos enseñaba su interior. Nadie parecía ser el dueño. Un deseo irresistible de montar en él se apoderó en ese instante de mí. Como la puerta se abrió sin dificultad, me senté en el asiento del conductor. Mis manos en el volante provocaron una reacción en mí en forma de sacudida eléctrica que me recorrió todo el cuerpo. Unas manos acercaron las llaves del vehículo a mi cara..."¿quieres conducirlo?" me dijo. No reaccionaba, sorprendido por la invitación, cuando aquella impresionante mujer ya estaba sentada a mi lado.
Era como un sueño. El aire que daba en mi cara me despabiló por completo y así pude comprobar que María -con ese nombre se presentó- era una auténtica dama. Y su extraña belleza, ciertamente, parecía de otra época. Quizás por eso todo lo que me rodeaba se me aparecía en blanco y negro.
Paramos no muy lejos de allí, a tomar un refresco. Me di cuenta, al mirarla detenidamente, que ya los años habían madurado su rostro, pero eso no le restaba ni un ápice a su belleza. Más al contrario, la realzaban.
Regresamos al lugar donde se celebraba el evento automovilístico. Noté muchas miradas inquisitivas, hasta maliciosas. No me importaban. Yo estaba desempleado y María me acababa de proponer que fuera su chófer particular.
No podía dejar pasar aquella oportunidad y acepté encantado. A la semana siguiente empezaría a trabajar con ella. Me dio su dirección de su puño y letra. El lunes, sin falta me presentaría en su residencia en una de las zonas más exclusivas de Marbella.

Los Inhumanos hicieron esta canción y fue un gran éxito. Simpática y curiosa letra... Los Simca 1000 significaron también un auténtico acicate para la "revolución sexual" de aquellos años.

15 comentarios:

Balamgo dijo...

La verdad es que han marcado toda una época. Todavía cuando veo alguno por ahí, siento una gran añoranza.
Un abrazo.

Amelie dijo...

Entretenido y divertido tu post.

Mi padre tenía un R8, llegó a la familia antes que yo. Y mi tío un seiscientos, jeje. Qué tiempos aquellos!!!

Besos.

Goathemala dijo...

Querido amigo, compartimos esa afición a mezclar realidad y ficción. Como tantas veces comencé a leerlo creyendo con firmeza que era un espectáculo automovilístico de autos antiguos en tu localidad hasta que escribiste que veías a la dama belle y misteriosa en blanco y negro y me desconcertaste. En ese momento debieras haber visto la sonrisa de mi cara.

Un placer leerte. Aún más después de tanto tiempo.

Un fuerte abrazo.

Rubentxo dijo...

Aunque no soy muy "cochero", las fotos y la descripción del evento transmiten una sana nostalgia.
¡Saludos!

MaLena Ezcurra dijo...

Un texto genial, encantador.
Mi primer auto fue un escarabajo negro, una delicia.


Te abrazo Matías linda semana.


M

RECOMENZAR dijo...

Las realidades de la vida y las fiiciones de la muerte me gusta como siempre el sabor de tus textos Hermoso comenatrio me hiciste Siempre con clase mi querido maestro te dejo el sabor de un dia de verano ientras en el umbral de tu blog las flores que dejo se van procreando

RECOMENZAR dijo...

Gracias por siempre visitarme
mas besos

MAR dijo...

PERO QUE FINAL MAS BUENO!!!
ASI ES LA VIDA, ME GUSTA, BUEN POST.
Besos para ti.
mar

Alimontero dijo...

Hola querido Mateo.. qué buen tema!!...en mi país aun se ven estos autos..jajajaj!! y los Fiat 600 tambien!!!! escasos, pero ahí están!!
Cuando recién nos casamos compramos un mini 1000 Cooper! en cambio ahora llegó en nuevo Cooper y es caríiiiisimo!!

Ah! y muy bueno tu relato!
felicidades.... escribes tan bien...;-)

un gran abrazo y un bello finde de verano...;-)

Ali

ana dijo...

¡hola escritor! si no te conciera,me creería la historia que has contado.Tienes muchísima imaginación sigue así

SOMMER dijo...

Hostia Mateo, estás de moda¡¡¡¡¡¡

Si renuncias al puesto, por cualquier circunstancia, acuérdate de los amigos¡¡¡¡

RECOMENZAR dijo...

Muchacho dale largate con otro texto te espero para leerlo
besossssssssssssssss

irene dijo...

Me encantan esos escarabajos, siempre me gustaron, pero ahora todavía los aprecio más, son como joyas antiguas de gran valor sentimental y estético, yo nunca tuve uno, mi primer coche fue un "seiscientes", que también tiene su aquél, ahora.
Si yo..., si ella..., siempre he oído decir que es mejor arrepentirse de haber hecho algo que de no haberlo hecho, aunque todo depende, creo.
Romántica y bonita historia de María.
Besos, Mateo.

Muy graciosa la canción, ya ha llovido, ya.

Clarice Baricco dijo...

Me provocaste la nostalgia por mi vocho, snif snif.
Buenos recuerdos.

Besos.

Goathemala dijo...

El otro día pasando una rutinaria ITV había una de esas adorables antiguallas delante mío. Imposible no recordarte.

Un abrazo.