viernes, 26 de noviembre de 2010

Piedra sobre piedra

Piedra sobre piedra,
el hombre que supo de ellas,
dejó plantada su huella.

El viento, el sol, la lluvia..,
con su constante fuerza,
fue marcando arrugas,
en la dura piedra.

En ella creció el musgo
del húmedo otoño.
Lo endureció el invierno
y resecó el estío.

Las manos encallecidas
del hacedor de "majanos"
hoy reposan quietas y ociosas
soñando con las piedras.

Y quiere saber
que es de sus paredes.
Y pregunta interesado
por si siguen en pie.

He vuelto cada tanto al lugar, un terreno de viejos y retorcidos olivos, y siempre he percibido la energía concentrada en los montículos de piedras.
Todavía resuenan los ecos que el entrechocar de cantos y losas expandían por la meseta caliza, que se eleva con su estampado de olivos y la fragancia de sus aromáticas plantas.
Al regreso de la jornada de recogida de aceitunas, tras el consabido saludo, aquél que rehizo los montículos de piedras inmediatamente pregunta:


- ¿Qué ihjo, cómo jué er día?
-
Fue bien, vengo jecho porvo.
- ¿ A tiráo la yuvia argún mahano?
- Qué va, loh puziste bien plantáos.
- Puej, ya zabeh, no dehé de rejacerlos ca ve que ahga farta...

El hombre que crecía y recrecía los montículos como si fueran paredes ya no mira con los ojos, sólo mira los recuerdos. Y los revive nítidamente. Dice que va olvidando los colores, como si se les fueran difuminando. Sin embargo, el gris de la rocas o el "colorao" de la tierra no se le olvidan.





Son los pensamientos piedras que desentierran los hombres. Dejadas sobre la meseta de nuestra vida, pueden situarse una sobre otra y construir así una pared sólida en la que apoyarse.
Sin embargo, es salvajemente humano dejar los pensamientos que se pierdan sin pretender siquiera construir nada. Así la vida que nos pertenece se deja conformar con pensamientos ajenos, ya elaborados y listos para usar. Y de paredes prefabricadas resultan personas que sólo pueden aportar ser un ladrillo más en un mundo insulso, donde vivir resulta cuanto menos patético y hasta miserable.
Quizás por eso, nos regocijamos tanto ante unas hileras de toscos pedruscos sencillamente colocados, que representan a un ser humano nada convencional...como, por ejemplo, un campesino que dedica su vida a limpiar su terruño de piedras que entorpecen y perjudican su proyecto de vida: Unos olivos que den frutos año a año y aceite donde mojar pan él y los suyos.

Piedra sobre piedra el flamenco es expresión de arte y sabiduría, cultura y tradición.
Sea este mi homenaje.

19 comentarios:

Patricia dijo...

Que lindos versos, piedra sobre piedra, es verdad que vamos poco a poco dejando huella. Merecido el homenaje al Flamenco, con ese toque de olivas y olor a aromaticas plantas!
besos,

Camy dijo...

Esos majones solitarios conservan más vida y calor que cualquier edificio replejo de vidas que conviven sin conocerse y la más de las veces, sin saludarse.
Hoy escribes profundo, escribes como hombre de campo, hombre sin límites ni froteras, sin deseos de almacenar "nadas" y de sentirte dueño de todo, de todo cuanto tu vista abarque y tu corazón sienta.
Cuando alguna vez camino por el bosque ( muy a la entrada que soy de ciudad y tengo miedo), además de disfrutar de la luz filtrada y esparcida en haces entre los pinos, además de llenarme la vista con los colores de las flores silvestres, observo murallas de piedra, derruidas, separando campos y si escucho, me cuentan, los esfuerzos, sinsabores y alegrías, de los hombres, sus vidad y luchas, para sobrevivir y disfrutar.
Un beso
Mateo, espero que encuentres coherencia en alguna frase. perdón.

Clarice Baricco dijo...

Qué lindo Mateo. Fíjate que últimamente he deseado vivir en el campo. La ciudad cada día me agobia. Esto que escribes sobre las piedras y todo ese ambiente es encantador.

Abrazos cariñosos.
G

irene dijo...

Antes de que se me olvide, también me gustan los perros, y mucho, y los caballos, y los corderos, y los pingüinos..., casi todos los animales me gustan.
Ahora te leo y vuelvo.
Un beso, Mateo.

irene dijo...

Esas piedras tienen vida propia, y mucha, muy bella la relación entre las piedras y los pensamientos.
Muy bueno Camarón.
También me ha gustado la canción de Ray LaMontagne, Trouble, no la conocía.
Un beso, Mateo.

Steki dijo...

Aquí, las paredes de piedras sobre piedras que hacían los indios se llaman "pirquitas". Muy lindo el texto, Mateo.
TE dejo un beso grande y feliz fin de semana!

Poetiza dijo...

Bello homenaje Mateo. Un placer leer. Te dejo un beso, cuidate.

MAR dijo...

Los pensamientos...nubes que giran y bailan en nuestra cabeza...a veces no dejándonos disfrutar del presente...esas piedras se vuelven piedras dentro del zapato...
no te parece?
Un abrazo para ti y un pan rico con aceite de oliva.
Besosssssssss
mar

Alimontero dijo...

Como te he comentado veces anteriores mi querido Mateo, tú cuando "te vas en la profunda"..mmmmmm remueves!, escudriñas el alma de quienes estamos al otro lado...;-)
Me gusta tu Ser sensible que le encanta, disfruta y trabaja con la madre tierra, porque existe una diferencia entre quienes están "en ella" y quienes viven sobre ella....
Sentimos, vibramos y recibimos su contacto, el pulsar profundo que nos hace vivir y pensar como tú hoy....

Recibe mi abrazo agradecido por mostrarme lo bello que es el Ser Humano cuando es puro de corazón...

Bella semana para tí..

ali

MaLena Ezcurra dijo...

Un relato profundo que nos habla de las esquinas del alma y su misterio, no hay nada como la pacha-mama.

Me voy fascinada!

Te abrazo, buen comienzo de semana.


M.

la_gaviota dijo...

hola mateo, durante su existencia, el hombre construye, alza muros, va colocando esas piedras que luego llegan a ser hermosas obras, lindo homenaje al flamenco, que tambien vadejando su muestra su paso en esta vida, un besote muackkk

María dijo...

Hola, Mateo:

Muy bonito el poema sobre la piedra.

Yo pienso que los trabajos del campo no están bien reconocidos, y además, es un trabajo duro.

En cuanto a otro punto de vista y mirada diferente...

En realidad muchas veces uno mismo puede llegar a ser una piedra, que se puede quedar bloqueado ante el miedo del camino de la vida, y se esconde ante los problemas, para no ver la realidad de lo que se esconde tras ellos, y así afrontarlos.

Un beso, Mateo, y gracias por plantearnos la reflexión con tus posts.

MTeresa dijo...

Me gusta ir a la sierra
para ver estas edificaciones
que tanta historia atesoran,
has hecho un merecido homenaje
a nuestros antepasados

SOMMER dijo...

Son costumbres, querido Mateo, que permiten valorar los pequeños detalles como importantes. Se nota que, al menos en este caso, cualquier tiempo pasado, fue mejor.

Abrazos

Nuria dijo...

Me ha gustado y mucho. Siempre es un placer leer lo que escribes. He de confesar que siento envidia, iba a decir envidia sana, no se si eso existe. En fin, Sigue escribiendo que seguiré disfrutando con la lectura. Gracias

MTeresa dijo...

Buenas tardes,
entro nuevamente a leerte
y agradecer tu paso por mis letras

LiterataRoja dijo...

Mateo, es maravilloso el mensaje que incluyes en tus letras. Sabio y profundo.
Besos!

Allek dijo...

Desde ya paso a desearte felices fiestas!
te dejo un abrazo!

Recomenzar dijo...

Querido mateo tus escritos y palabras me hacen dislumbrarte como un gran tipo............
un beso especial para vos \y dale veni te espero con la lujuria de mi nuevo texto