jueves, 10 de septiembre de 2009

Adiós verano, hasta pronto...


Llegó como como siempre, calentando el ambiente. Es el verano de todos los años.
Antes, mucho antes, ya lo esperábamos con deseo, porque algunos, y sobre todo algunas, ya tomaban el tímido sol en las costas más cálidas.
Los que ansiaban la playa lejos de ella no perdían el tiempo: rayos UVA, gimnasio, compras de avance de temporada, reservas de hotel,...

Para la mayoría, el verano es una ventana que hay que abrir todos los años. Algunos vivirán gozosos unos días de asueto, pero cuántos no lo harán.

En los últimos tiempos, muchos se han quedado sin vacaciones, o lo que es peor: vacaciones forzadas sin sueldo. Por contra, un número considerable de afortunados no necesitan las vacaciones de verano. Para esos es verano siempre. De hecho, sólo les basta coger un avión y salir en busca del verano allí donde se encuentre.

Este verano sólo fui una tarde a la playa. Así lucía el mar Mediterráneo en la costa de Marbella.

La foto la hice a propósito, cuando no pasaba la gente; porque una marea humana se distribuía plácidamente por la arena.

El mar apaciguaba el carácter de la gente, pues sólo el rumor de las olas ponía banda sonora al espacio playero.

Después del ritual de sumergirme en las saladas y cálidas aguas, me dispuse a releer un librito que para la ocasión metí en el bolso.

Leer en la playa tiene sus ventajas, pero muchos inconvenientes; pues las interrupciones son muchas, y más si estás con niños que no paran de mostrarte conchas y piedrecitas curiosas. No obstante, tuve momentos lectores prolongados que me permitieron no perder el hilo de la novela.

Así y todo,en numerosas ocasiones, levanté la mirada y la fijé en el mar. Una mezcolanza de pensamientos propios y escenas recreadas de la lectura me abstraían por completo del espacio y del tiempo real en que me encontraba. En algún otro momento, observaba a la gente que pasaba cerca. Tras mis gafas de sol, pasaba desapercibida mi mirada y eso me permitió no ser indiscreto a los ojos ajenos.

Es curioso constatar cuan diferente somos unos de otros, ya no sólo en las diferencias físicas de cada cual, sino en el comportamiento de los dueños de esos mismos cuerpos. Vi pasar a cientos de personas, jóvenes, mayores, chicas, chicos, parejas emparejadas y otras que les separaba un muro. A todos el mar les acariciaba de alguna forma y eso les hacía parecer algo más hermosos.

Temía yo que mi verano junto al mar se reduciría a aquella tarde, a pesar de tenerlo cerca, a menos de una hora de camino. Por eso me embebí del atardecer rojizo y de la marinera fragancia para guardarlos el resto del año.

A la orilla del mar siempre llegaron los amores a reponerse. Unos porque naufragaron en el olvido, otros por navegar de dicha y alguno que viene a bucear en su busca. Siempre el mar te da una respuesta, sólo que hay que saber escuchar su consejo escondido en el rumor de las olas.

Esta canción habla de ello. La recordé o me la susurró el mar, que conoce todas las canciones. A los que ya frisamos o traspasamos la cincuentena, seguro que les trae algún bonito, o triste, recuerdo.

El Dúo Dinámico, friki, friki, friki.....



22 comentarios:

C.W. y C.B. dijo...

Ironía de la vida por tu ladito del mundo el verano te abandona y por acá, en Perú, todos los días lo espero con ansias...ya se ven los rayos de sol que anuncian su pronta llegada y creo q es la mejor estación del año, amo el verano, la brisa del mar, el ruido de las olas, pues como dices el mar es tu mejor consejero, sólo tenemos que saber escucharlo...
Verano llega pronto!!! y cuando me caliente mucho te lo enviaré de vuelta ok???
Besitos
C.W.

Poetiza dijo...

Lindo leerte, aca tambien termina el verano, con el los calores intensos y llegan las tardes de lluvia especiales para leer. Cieto que en la playa no se puede, yo prefiero soñar en la arena ...... Te dejo un beso, cuidate.

Sofía dijo...

Yo no he llegado aún a los 40 pero la canción también me trae recuerdos, de la serie "Verano azul", el último episodio, jejeje.

Preciosas y refrescantes fotos.

Un beso.

Anónimo dijo...

hola Mateo
como no podia ser de otro modo, tocaba despèdida del verano.
Yo, que quieres que te diga,me gusta por las cosas que tiene,pero tambien este verano ha sido agobiante de calor, asi que ya estaba deseosa de que refrescara un poco al menos por las noches, para poder domir.
De lo que mas disfruto en verano, en la playa es de un buen libro,me encanta tumbarme bajo una palmera y ponerme a leer mi libro, luego acercarme a tomar una cerveza bien fria y para casa a comer,echar la siesta y de nuevo a la playa.Soy de pocas juergas de verano, me gusta mas vivirlo placidamente...pero lo que no hay duda es que se vive mas los dias de verano.
Pero todo llega y todo pasa como decia el poeta.
Y de vuelta a la rutina y al trabajo y demas, cést la vie, mon ami
Un abrazo

Anónimo dijo...

hola de nuev mateo solo era para darte las gracias por cambiar tu anterior radio.Eres un sol
gracias

zel dijo...

Así me gusta a mi el mar y la playa, desnuda, solitaria, sin gente, oir el mar, dormir y bailar con las olas... Así me siento una con la tierra...

Y sí, los que traspassamos ya la cincuentena, que recuerdos!

Ay, Mateo, amigo, hay que disfrutar mientras el cuerpo aguante, y vivir como si hoy acabara todo, dejar el dia en paz, con nosostros mismos y con nuestro entorno, amor y lucha para ir a mejor...

Besos, amigo del alma, muchos besos!

Clarice Baricco dijo...

A mi el verano me regaló una laringo-traqueítis-aguda que me tuvo sin sentido. Ha sido un verano lleno de lluvias, de destrozos, de todo. Espero que el otoño venga más tranquilo. Además de que amo al otoño.
También fui a la playa y fue tanta la plenitud que ni mi libreta, ni el libro que llevaba, hizo falta.
Y sì, tienes razón en lo que compartes, el mar te da respuestas, pero como dices, hay que saber escuchar sus olas.

La canción no la conocía.

Beso.

PD. Odio las gafas de sol en los otros, jajaja...Es broma.

Steki dijo...

Quiero ir a la playaaaaaaaaaaaa!
Y aquí ya está queriendo abrigar un poquitín más el sol.
Muy lindo tu escrito, realmente dan ganas de zambullirse!
BACI, STEKI.

la_gaviota dijo...

hola, gracias por visitame, no sabes con cuanta alegria recibo tus comentarios,me dices que escribes poesa, pro yo siepre lei tus ensayos tus articulo,que siempr me bienen bien y que xexpresas en el tus ideas tus conceptos, simpre que te visito es aprender de ti, algo mas, sea en el aspecto que sea, siempre aprendo leeendote, un abrazo

dime donde publicas tus poesias u besazooo

Sara dijo...

Este verano no me ha gustado mucho. No es por no tener vacas, q en verano no me toca, incluso hicimos una preciosa escapada a Cantabria q me quitó, en parte, ese perenne mono de mar q extrañamente me ataca fuerte cada poco, aún siendo yo de tierra adentro. Han pasado cosas q no me gustan, este verano. Lo mejor, q es mi jornada intensiva, se acaba el día 15, ya. En fin... el tiempo sigue su curso. Dentro de nada tendremos q volver a las botas y el abrigo, a la lluvia y a la oscuridad de las siete y media de la mañana. Las cosas son como tienen q ser. Es lo q hay.
Espero q hayáis tenido un bonito verano.
Besicos.

irene dijo...

Somos afortunados los que tenemos vacaciones, no forzosas, esto y la luz son las mejores cosas del verano, casi todo el mundo anda por la calle, a mí también me parece muy curioso observar a las personas, lo diferentes que somos todos.
Se acabó el verano, pero el otoño también tiene su encanto.
Me trae bonitos recuerdos de juventud la canción, también traspasé la cincuentena.
Un abrazo, Mateo

...flor deshilvanada dijo...

Que lindo que es el veranito!

No sé si iré mucho a la playa este próximo verano, hace varios años que voy poco, porque se me complica tomar vacaciones y además debo confesar que no me esfuerzo mucho por escaparme unos días.

Besos Mateúchi.

RECOMENZAR dijo...

Cuando calienta el sol aqui en la playa
Siento tu cuerpo vibrar cerca de mi Es tu palpitar son tus besos son tus ganas...
besitos

Elena dijo...

Qué agradable es leer este texto cuando el verano nos brinda ya sus últimos coletazos. Recuerdos de esas lecturas con el fondo del ir y venir de las olas, que dan al libro un aura especial con sabor a sal. Dentro de nada disfrutaremos con otro de esos momentos mágicos, cuando el frío nos apretuje en el sofá con la manta y algo caliente para beber y, cómo no, nuestra inseparable lectura.

Un saludo

Luís dijo...

He caído por aquí haciendo un barrido entre los comentarios a los textos de algunos de los blogs que sigo con asiduidad.
Y he leído tu entrada de este verano. Haces un retrato exacto de un momento determinado de playa y mucho más. Un mundo de sensaciones que desde luego yo he vivido como tú lo narras.
Me ha gustado y voy a añadirme como seguidor.
Pasaré por aquí cada vez que actualices la pagina,.
Gracias por compartir y hasta pronto
Un saludo desde Madrid.

María dijo...

Hola, Mateo:

Es curioso, pero casi coincidimos en nuestros posts, tú diciéndole adiós al verano, y yo, dando la bienvenida al otoño jaja.

Me resulta melancólica la despedida del verano, porque el invierno es muy largo, y faltan muchos meses para que vuelva de nuevo, pero contra eso nada se puede hacer.

Yo este año no he podido ir de vacaciones a la playa, me he quedado con las ganas, pero bueno, ya vendrán tiempos mejores, por lo menos eso espero y deseo.

Me ha encantado este post.

Un beso.

RECOMENZAR dijo...

Hermoso tu comentario entre las sábanas se quedó ponele un poco de rima y fijate hasta Alyx se atrevió .


Tenés hasta el jueves en que vuelvo a escribir mirá te ayudo vos lo que tenés es que seguir .
Ja ja!! divertite y bailá con las letras enredate en las comas saltá las frases y........

Y asi comienza el poema

Yo me propongo ....




besos maestro que cumplas la tarea.
besos
desde
aqui.

star wars dijo...

Mateo Hoy me he decidido a escribir comentarios y tá eres el único hombre las demás son chicas.Haha!!!

Alimontero dijo...

Hoooooooooola Mateo, mi querido amigo...;-)
Claro que recuerdo esa canción como la de Mucha..♫♫♪
Y leerte ha sido como ir caminando por la orilla del mar, mojando tímidamente mis pies...sentir en mi piel la caricia del sol, bañándome...coger agua salada con mis manos, mientras el agua llega a mis rodillas...
Gracias por este sentir...
Un abrazo

Ali

Sofía dijo...

Todavía estás a tiempo de volver a la playa, sigue haciendo bueno y la tienes cerquita. Venga, anímate este fin de semana. Seguro que si te animas a ir la peque estará encantada.

Besos.

Goathemala dijo...

Ay como se va lo bueno, amigo. Nosotros si que nos movimos bastante. Rematamos las vacaciones con una semana larga en el mar. Soy de los que siempre suelo llevar adonde vaya un libro, como bien dices para abstraerme y soñar. Pues bien, no he tenido tiempo de nada. Dolce far niente, deleitosa holgazanería en estado puro.

Un abrazo.

Ana dijo...

Hola Mateo, me ha encantado como narras todo... incluso haces bonita una despedida. Sigue escribiendo que por lo que veo tienes muchos seguidores ( y a partir de ahora me incluyo)
un saludo y nos vemos pronto por Alozaina.