martes, 9 de junio de 2009

Nido de golondrinas

Volverán las oscuras golondrinas...
La golondrina ha vuelto con la primavera. Porta en su pico una masa de arcilla. Ha posado sus patas sobre el borde de la estructura de pajas y barro, y se dispone a colocar un ladrillo más. Mueve el palustre de su pico al compás de su cabeza y va fijando la mezcla de mortero.

Luego echa a volar de nuevo, batiendo sus alas y se dirige a la umbría junto al juncal. Se lanza en picado a recoger el material y regresa en segundos portándolo. De nuevo, vuelve a partir, una y otra vez, sin mostrar cansancio. Su piar continuo me lo hace notar.
El nido, abierto como un balcón, muestra la redondez de su panza con multitud de piezas. Irá creciendo lo suficiente para albergar los cinco huevecillos de los que nacerán sus crías.

De noche, descansa mostrándonos su estilizada figura: viste corpiño, enagua blanca y bata negra de cola, que deja caer en una cola de horquilla como dos agujas; apenas percibimos una cabecita, y en ella un corto pico, donde combina el rojo terroso de la frente y de la garganta con el negro azulado de su manto.

Cada mañana las veo volar en un frenesí desconcertante.
Es la hembra, que encontró pareja. Ella permanece en el nido en tanto que el macho sale en busca de alimento. Cuando los hijos han crecido lo suficiente, la madre les enseña a volar.
Inevitable en un romántico como yo, no recordar los versos más conocidos de Gustavo Adolfo Becquer en esta rima:

RIMA LII
Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.
Pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres,
ésas... ¡no volverán!
Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.
Pero aquellas cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día....
ésas... ¡no volverán!
Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar,
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.
Pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido..., desengáñate,
¡así no te querrán!

Y la voz de Nana Mouskouri, dulce como el canto de una golondrina.

17 comentarios:

Mateo Bellido Rojas dijo...

Es la golondrina un ave migratoria que siempre vuelve al antiguo nido que dejó en estas tierras. Son entrañables y apreciadas por su dulce trino y su estilizado vuelo. En mi casa vuelven año tras año y cada mañana casi las alcanzo si alargo la mano.
Así me gustaría se recibieran a todos los emigrantes que arriban a nuestros pueblos, que también nos aportan su bello canto. Si regresan a sus cálidas tierras, que vuelvan siempre a éstas, donde hicieron su nido y donde tocaron nuestro corazón.

Steki dijo...

Bellas tus metáforas, Mateo.
Quién no recitó, alguna vez, "volverán las oscuras golondrinas"?
Gracias por compartirlo y es muy lindo ver cuánta admiración te provocan.
BACI, STEKI.

Esperanza dijo...

Mat, no me hagas salir a leerte cosas tan lindas por favor… Que si me lo pones así, será imposible no necesitar decirte que eres mí bloguero favorito. Todo precioso… (Quién mejor que tú para saber cómo tratar a los que venimos de fuera…) Te quiero mucho, pero no es mí culpa, es inevitable.

Besos, esta vez, si me lo permite tú señora esposa ¡¡¡Asfixiantes!!!!

Carmina dijo...

siempre vuelven y aunque no en todos sitios son bienrecibidas a mi gusta ver en mi balcon su nido, no veo los inconvenientes solo las ventajas.... bonito post y precioso tu comentario a proposito de lo escrito

Evan dijo...

Se nota que sos un romántico por la descripción tan preciosa que haces de ese nido de golondrinas.

Gracias por visitarme, me alegró muchísimo! :)

Besos a vos y a la pandilla, porque aquí también nos encontramos todos.

Sofía dijo...

Qué monas! Me encantan.

Un saludo.

RECOMENZAR dijo...

Hermoso y romántico te estás haciendo poeta
besos

Clarice Baricco dijo...

Qué siempre estén con nosotros.
Me siento afortunada que donde vivo aún contemplo pájaros y cantos.
Hay una canción que se llama Las golondrinas y siempre la ponen cuando alguien se va. Por lo general terminábamos llorando.

Abrazos.

Rubentxo dijo...

El hueco que hay entre el tejado y la fachada de mi casa está lleno de nidos de golondrina. No sería lo mismo si cada año no regresaran.
La canción de la Moskouri, una pasada. Hacía años que no oía aesta mujer.
Saludos!

salvadorpliego dijo...

Precisamente al lado de la entrada de mi casa pusieron un nido.

Bienvenida la primavera.

Un placer leerte.

MIA dijo...

Muy bonito tu comentario.Tengo el privilegio de vivir en el campo y tambien veo como realizan el nido , cada año nidan en la caja de persiana del dormitorio les gusta este sitio, el pajaro no es la golondrina , se llama mallerenga carbonera en mi tierra Cataluña ;ya mismo salieron del nido hace una semana. Es una delicia!

zel dijo...

Vuelvo yo también, con las golondrinas....Discúlpame, amigo Mateo, pero ya sabes, ´son días de locos, me siento al borde de un brote psicótico!!! jejeje, pronto de vacaciones.... Muchos besos, en verano estaremos más juntitos en el aire...

Steki dijo...

Buena semana para ti, pandillero!
BACI, STEKI.

Carmina dijo...

Buenos dias Mateo, me han concedido un premio y he pensado compartirlo contigo, te dejo el enlace de mi blog de libros porque es alli donde esta la entrada
http://detintaenvena.blogspot.com/

RECOMENZAR dijo...

Las golondrinas vuelven cuando llega el verano son pájaros pequeños que van con el viento yp soy un gorrión que vuela revuelto mientras la luna me toca en mi camino ...
Las golondrinas son pájaros que vuelan en el cielo yo vuelo bajito tocando las aguas... y me envuelvo en silencios que yo solo entiendo ...mientras vivo mi vida con mis sentimientos....

Anónimo dijo...

Me emociona la sesivilidad que tienes para narrar cosas sencillas que siempre estan ahí y muy pocos nos damos cuenta de ellas;

anaïs dijo...

Que bién describes, el hacer de las golondrinas.Por esa manera tan bonita que tienes de relatar lo que vés en lo que te rodea,siempre pienso que tienes madera de escritor