jueves, 9 de abril de 2009

Semana Santa de pasión

La Semana Santa de Málaga, posee una tradición ancestral que se remonta a la época de los Reyes Católicos. Es, desde el punto de vista litúrgico y cultural, el más importante acontecimiento que se celebra en Málaga. Así, desde 1965 está declarada de Interés Turístico Internacional.

Durante más de 500 años de historia ininterrumpidamente, la Semana Santa de Málaga ha permanecido presente en el sentimiento religioso y popular de los malagueños.

La Semana Santa abarca desde el domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección, procesionándose imágenes representando la Pasión de Cristo cada día, a excepción del Sábado Santo.

Si alguna vez os habéis preguntado por qué cada año esta semana cae en días diferente, esto tiene una explicación: El Viernes Santo es el viernes siguiente al primer plenilunio posterior al equinoccio de primavera.

Por circunstancias familiares, yo conocí la Semana Santa de Málaga allá por el año 1968. Eso, tendría cumplidos los 9 años. Durante todo el día mi madre ayudaba a una tía mía en diferentes tareas de la casa, pues mi tía estaba impedida. Pero, al atardecer, nos arreglábamos y salíamos a la calle a ver las procesiones. En Málaga, a los pasos de Cristo y de Virgen, se les conoce por "tronos".

Recuerdo muy bien aquellos días, pues han quedado grabados en mí para siempre.

Volví a reencontrarme con los Cristos y Vírgenes de la capital ya en mi época de estudiante. Era yo por entonces un joven inquieto por cualquier acontecimiento cultural, aunque muy escéptico en lo tocante a la religión. Sin embargo, aquella explosión de pasión, fervor y belleza que me encontré en las calles de la ciudad me impresionaron de tal manera que aún hoy sigo sintiendo ese mismo pellizco que sentí siendo niño.

Gracias al gusto que durante siglos han tenido las cofradías y hermandades por el arte barroco y la cantidad de enseres procesionales que han acumulado a lo largo de los años, hace que la puesta en la calle de la Semana Santa de Málaga sea un escenario de arte exuberante lleno de color y majestuosidad.

Cada año, la Semana de Pasión en Málaga pone en las calles un auténtico espectáculo perceptible por los cinco sentidos, sus tronos, portando a las imágenes que son mecidas durante todo el recorrido, miles de nazarenos y penitentes que van dando luz y color con sus cirios y vestimentas por el itinerario, marchas procesionales que llenan de la particular música de Semana Santa, aromas a incienso y a flores al paso de las procesiones y miles de personas que se agolpan por ver y aplaudir a sus cofradías favoritas.

La Semana Santa de Málaga será muy distinta para quien no la conoce y quedará sorprendido al comprobar que aquí no se vive una Semana de Pasión con recogimiento y silencio. En Málaga se vive la Semana Santa con alegría, con bullicio, con vítores, con saetas espontáneas y aplausos al paso de las imágenes.


Enormes tronos que no salen de las iglesias pues no caben por sus puertas, auténticas capillas andantes de hasta más de 5.000 kilos mecidos por decenas de portadores. Desfiles militares que tocan marchas procesionales o cantan sus himnos durante el recorrido. Todo esto, sin que ello signifique falta de religiosidad, sino más bien es la particular forma en que los malagueños viven la fe y el sentimiento por su Semana Santa.

Parte de esta información ha sido tomada de la Red.

6 comentarios:

necora 56 dijo...

Hola Mat, veo que un año mas estás metido en asuntos procesionales; yo aquí en Ferrol igualmente me acompaña el sonido de bandas y tambores desde el Domingo de Ramos hasta el de Resurreción; este año el Pregonero oficial ha sido el Embajador en la S.S. el amigo Paco Vázquez.
Aquí estas cosas, al igual que en Andalucía, se toman muy en serio por todo tipo de colaboradores, especialmente gente jóven que ayudan tanto en la preparación de los tronos como posteriormente de porteadores.
Son cinco las Cofradías que aquí salen durante esta semana: Las Angustias, Dolores, Santo Entierro, La Merced, La Orden Tercera.

Anónimo dijo...

Hola Mateo
ya me extraba a mi, que no hubieses puesto algun post en tu blog, referente a la Semana santa, ya que como tu bien dices en Malaga se vive estas fechas de una manera muy particular.Aunque yo conozco pocas procesicones de otras cuidades, mas o menos de vive casa parecido en todos los pueblos, al menos de aqui,Andalucia.
Aparte de las de mi pueblo, que tambien son bonitas, tambien fui un año , hace años, era yo una adolescente, a ver la procesion "del abuelo" en Jaen, esa procesion levanta verdaderas pasiones entre los jienenses, hasta hay lista de espera , para poder portarlo, y se relevan cada pocos metros.Cuando ves todo el fervor que levanta a su paso, no puedes retener las lagrimas y hasta el vello se te pone de punta.Pero prometi no ir mas a eventos asi en cuidades grandes, porque si quieres ver algo desde un punto adecuado, tienes que estar horas y horas y horas de pie sin moverte, y eso es un martirio.Claro esta para los que son de la ciudad, o son hermanos o no se que hay que ser, ponen unas sillas reservadas, claro esta.
Asi que yo me tomo estos dias con mas tranquilidad y mas relajadas, que antes.
YO creo en Dios, sobre todas las cosas, pero llevo unos años que , la verdad, no me llenan como antes lo hacian.
Sera que me estoy volviendo sosa o antisocial..Yo que se!!!!!!
UN abrazo
Pumuky

RECOMENZAR dijo...

Hay Mateo te cuento me encantó lo que me escribiste sos un genio . Imposible no venir a desearte todo el chocolate del mundo en estas Pascuas Besos van volando hasta VOS

Clarice Baricco dijo...

Me impone el tipo de vestimenta. Siempre es tan agradable conocer los usos y costumbres de cada ciudad y sigo sorprendiéndome de como cambia a pesar de las cortas o grandes distancias de cada tierra.

Abrazos.

Esperanza dijo...

Gracias por dibujar la semana santa de tu tierra. Yo, en estas cosas de la religión solo te dejo mis respetos y un gran beso.

balfour dijo...

Jueves santo,
Viernes santo,
duelo y llanto.
Tanta aflicción es de espanto;
no sé ni como la aguanto,
ni soporto ni resisto,
ver al hombre, ver a Cristo
tragar hiel ¡está tan visto!
y en filas indias detrás
y delante nazarenos,
nazarenos,
nazarenos,
unos diez mil, indio más
indio menos,
el interminable lote;
por docena, un iscariote,
de agudos de capirote;
el impenitente brote
de unicornios
de bicornios
de tricornios;
la teoría del cuerno
rogándole al Padre Eterno
que nos libre del Infierno.
Y el blandón, el cirio, el hacha,
y el hacha, el cirio, el blandón,
y suma y sigue la racha,
y ¡toma!, más procesión,
y otro paso, y otro envite,
hasta que Dios resucite.
y, ¡que tonos!
la semana está de monos.
y va, que arde, de cera
liturgica la carrera;
la de Cristo nos espera;
muchos,
muchos,
muchos,
muchos,
¡¡cucuruchos!!