miércoles, 3 de diciembre de 2008

La chica del instituto


LA CHICA MÁS REPELENTE

La chica más repelente de todo el instituto tenía unas piernas largas, largas…y unos ojos negros y profundos; pero unos pechos como chinchetas, que apenas pinchaban el jersey de lana negro que siempre llevaba puesto.
Ni que decir tiene que yo estaba enamorado de aquella “Marlene” que odiaba a los hombres, o mejor dicho, a aquellos muchachos imberbes que la rodeaban y que nada le decían. Ella nos despreciaba y nos solía espetar la frasecita que yo tanto temía:
- Lárgate de aquí, "aborto de mierda".
Los años que fuimos compañeros de clase no osé acercarme a ella, apenas si me atrevía a mirarla a la cara. Es que yo era un enclenque, todo hueso y orejas. Y eso debía parecerse mucho al “aborto” que ella tanto refería.
Fue ya el último año, en el curso preuniversitario, cuando se acercó un día a mí para pedirme con voz melosa y mirada asesina que le pasara la traducción de latín.
A partir de aquel día, nos fuimos haciendo amigos hasta el día que desapareció sin que nos diéramos cuenta ni ella, ni yo. Pero, por aquel entonces, ya me había olvidado del aborto de mierda que fui o creí ser.
M.B.R

repelente: (Tomada aquí en sentido coloquial). Dícese de la persona impertinente, redicha, antipática y arisca.

De aquello ya hace muchos años, pero sigo manteniendo ese bonito recuerdo.
Una canción que se oía por aquellos años me viene al recuerdo. Quizás hoy suene un poco rancia. Entonces nos sabía a gloria, musitándola al oído de la chica con la que bailábamos todo lo pegaditos que podíamos.
Como no, El Dúo Dinámico y sus ojitos negros

11 comentarios:

Esperanza dijo...

Vaya Mat, hoy has realizado una faena completísima, me has hecho reír a carcajadas con este relato, pero además dejaste un sutil halo de esa calentura andaluza…

Es puro y simple ¡Me encantas!!

Nuria dijo...

Siempre me ha producido cierta desazón pensar qué habrá sido de tantas personas con las que he compartido algo y que un buen día dejaron de estar ahí.

Rubentxo dijo...

Qué bueno.
Yo también soy aprendiz de escritor, proyecto de profe y agricultor por solidaridad con mi padre.
Pasaré por aquí a leer.
Saludos

Goathemala dijo...

Unos recuerdos muy paralelos a los tuyos me vienen a la cabeza. Me da vergüenza el recuerdo de lo gallito que me ponía para impresionar, que idiota era, por Dios. Muy bien escrito, amigo, feliz fin de semana.

Abrazos.

mi despertar dijo...

Bueno te destapaste Hoy me encuentro con otro hombre

te felicito me ha gustado
te dejo besos clandestinos

Anónimo dijo...

Hola Mateo nos conocemos por el blog de Esperanxa.Hacia tiempo que queria yo leer algo tuyo, y me ha gustado.Eres un aprendiz de escritor y creo que vas por buen camino.Gracias por hacernos reocrdar viejos tiempos.Todos tenemos algo para recordar de aquellos tiempos, que nunca se olvidan del todo.
Un saludo
Pumuky

Mateo Bellido Rojas dijo...

Gracias, Pumuky por pasarte por aquí. Vuelve cuando gustes.

Hipatia dijo...

Hola Mateo:
Antes que nada, muchas gracias por subir a mi nave.
Me ha encantado "la chica del instituto". Yo soy poco aficionada a los recuerdos, pero reconozco que me encanta escuchar los de los demás. Soy una vulgar aficionada al futuro, me vencen la imaginación y los sueños.
Veo que tenemos amigos comunes; Goathe (que ya me dijiste ayer) y Rubentxo.
Tengo que volver para leerte más.
Gracias de nuevo, y un abrazo desde la Enteprise.

María dijo...

Con este post me has hecho retroceder en el tiempo, y pensar ¿qué habrá sido de aquellas personas que estudiaron en el instituto conmigo? la verdad es que me gustaría saber qué habrá sido de ellas, tanto de las que me caían genial, como de las que eran impertinentes o repelentes.

Personas que pasan por nuestras vidas durante un tiempo, y que después, ya no existen porque cada una tiene su vida en diferentes lugares.

Gracias por tus comentarios dejados en mi blog, precisamente iba haber hecho mención de un comentario tuyo en el último post porque cuando regresé de casa y lo leí me dí cuenta de que había tenido telepatía con lo que habías escrito, porque acaba de estar con mis amigas de juerga, y pensé pero qué razón tiene Bellido, es lo mejor, la mejor terapia, la de estar con la buena compañía de las amistades. Gracias por tus palabras.

Te deseo un feliz día de fiesta.

Un beso.

SOMMER dijo...

Aborto de mierda?.... ajajajaajajaj carajo con la muchacha...

Clarice Baricco dijo...

La historia te salió redonda. Muy bien narrada.
Pero también hay hombrecitos iguales eh?..jaja...

Abrazos.