jueves, 4 de septiembre de 2008

La aceituna de Alozaina


La Feria de septiembre tiene para nosotros, los “pecheros” algo especial. La disfrutamos muchas veces más que la de julio. Suele ser más tranquila y, por supuesto, no hace tanta “caló”.

Hace ya algunos años que, en esta feria, a la aceituna se le reserva un apartado especial. Precisamente de la aceituna quería hablar aquí.

Afortunadamente, Alozaina tiene una aceituna que ya quisieran muchos. Está considerada una de las más exquisitas, pues tiene unas características que la hacen muy apreciada, tanto por su sabor como por su calibre.

Nuestra aceituna manzanilla pertenece a la variedad aloreña de Málaga.
La excelente calidad de este producto, su clara diferenciación frente a otras variedades y el hecho de estar vinculado a un determinado territorio dentro de la provincia de Málaga ha propiciado la petición para esta aceituna de una Denominación de Origen.

El 21 de enero de 2008 la Dirección General de Industrias y Calidad Agroalimentaria aprobó la resolución por la que se daba publicidad a la solicitud de inscripción de la Denominación de Origen Protegida “Aceituna Aloreña de Málaga”.

La Aceituna Aloreña se prepara partida, endulzada en salmuera y aliñada con tomillo, hinojo, ajo y pimiento, plantas aromáticas y productos propios de la comarca natural del Guadalhorce (Sierra de las Nieves y valle del Guadalhorce).

La facilidad con que se despega el hueso es una cualidad muy buscada en las aceitunas de mesa. Eso permite que la salmuera penetre más fácilmente y elimine su amargor.
Es de destacar su homogeneidad y textura crujiente, donde el porcentaje de pulpa es muy superior al de hueso, sus cualidades aromáticas y su pincelada de amargor.

La Denominación de Origen reconoce tres productos diferenciables según su grado de fermentación y amargor:
· Aceitunas verdes frescas: Las recién partidas y conservadas en frío.
· Aceitunas de estilo tradicional: Las conservadas en bombonas.
· Aceitunas curadas: Las colocadas sin partir en fermentadores.

Por otro lado, la Denominación de Origen reconoce dos calidades distintas establecidas en función de la categoría y el calibre de las mismas. Así podemos hablar de calidad suprema y calidad superior.
Con objeto de proteger mejor la autenticidad y calidad del producto, es obligatorio envasar en origen.

La zona de producción se encuentra situada en el sureste de la provincia de Málaga y engloba a un total de 19 municipios de la comarca natural del Guadalhorce Esta zona presenta un microclima muy peculiar que permite el desarrollo de un olivar de secano que se encuentra situado principalmente en las laderas de los montes que circundan el valle. Esto va a influir decisivamente en las características finales del producto, la fecha de recolección, el porte del árbol, etc.

El olivar de la zona se asienta en áreas pobres y de pronunciado relieve, favoreciendo una doble función. No sólo como productor de aceitunas, sino como sistema para evitar la erosión y como configurador del paisaje. Aunque se trata de un cultivo de baja productividad, la calidad del mismo es inigualable.

Estas características de la zona de producción, unidas al saber de la gente del lugar, han definido un producto diferente al resto de los que podemos encontrar en el mercado.

El hecho de haber conseguido la Denominación de Origen supone un paso muy importante para que se valore definitivamente nuestra aceituna. Pero nada esto sería posible sin el trabajo y el tesón de miles de familias que cuidan recolectan un fruto excepcional. Y, como no, gracias a un grupo no muy numeroso de aderezadores y envasadores que con su esfuerzo y dedicación hacen posible que nuestra aceituna llegue a degustarse en infinidad de hogares.

2 comentarios:

Clarice Baricco dijo...

Fíjate que me gustan las aceitunas pero no he puesto atención a las marcas que compro. Voy a tener más cuidado y también buscaré a ver si de casualidad llegan algún frasco exportado de las que mencionas.
Una linda clase me has dado, pero me dejaste con antojo de ir a comer, ja!

Abrazos.

Graciela

Esperanza dijo...

Escribe, escribe mateo. No seas vago.

Un abrazo fuerte.